Información Vetersalud

Ronroneos y ladridos
Blog para Propietarios responsables

Hoy no es un dia Alegre, hoy no hablamos de veterinaria

(05/09/2015)

La injusticia nos hiela el corazónHoy, compañeros, no vamos a comentar ningún caso, no traemos imágenes alegres de quirófano o artículos interesantes. Hoy no. Dedicamos mucho tiempo a nuestro trabajo con el único objetivo de ser mejores profesionales por y para los animales, hasta el punto que cuando ya no podemos hacer nada y por desgracia, mueren sin que encontremos una solución o quizás, porque ya no la tuvieran, sentimos que perdemos algo de nosotros mismos. Sentimos que hemos fracasado como veterinarios, que les hemos fallado como sus máximos salvadores... Hoy no traemos ninguna foto porque no me quito la fotografía del pobre niño en la playa...es espeluznante...pareciera que se ha quedado dormido y en cualquier momento fuera a despertar con esa carita que tienen los niños recién despiertos...pareciera el crio que cae al suelo y quieres ir a ayudar corriendo...pero no, no estaba jugando como debieran hacer los niños, ni durmiendo plácidamente sin preocupación alguna...ese niño es la imagen de nuestro mayor fracaso, representa la sociedad en la que estamos eligiendo vivir, y eso, eso es muy dramático. Siento que ese niño, se me ha muerto a mi, se nos ha muerto a todos, quizás incluso le hemos ayudado a hacerlo. Nos hemos acostumbrado a mirar a otro lado para no ayudar a quien lo necesita, total, mientras no me quiten lo mío.. Ese niño, como tantos que el mar se está llevando, solo quería jugar con sus hermanos, correr sin control tras una pelota o abrazar fuerte a sus padres, ni siquiera sabría que esto era lo más probable que le podía pasar cuando sus padres lo subieron a esa barca de plástico diciéndole, posiblemente, que sería una aventura para que no tuviera miedo. ¿Todavía alguien piensa que esos padres venían a robarnos? Cuán desesperado han de estar para querer escapar mediante una muerte prácticamente segura de unas perspectivas aun peores...poniendo en juego lo que más quieren, por encima de sus vidas mismas, a sus hijos. Lo primero que pensé fue, ojalá hayan muerto también sus padres, pero no, no han tenido tal fortuna, he oído que el padre ha perdido este pobre hijo y otro algo mayor, pero no, el no ha muerto del todo, aun le queda aliento para ver la imagen de su niño pequeño en una playa, seguro que recordando cuantas veces lo cogió así de la cuna, recordando el beso en su cabeza para desearle que durmiera bien,...es desgarrador cuantos sentimientos, momentos, recuerdos me llega a traer a mi como para pensar los que evocará a su familia...hoy, solo he podido pensar en este pobre niño que ha pagado por una porquería de mundo que se encontró a nuestro paso, sólo podía verlo allí tendido, sólo, abandonado en la playa, hoy lo veía mientras hacía kilómetros y kilómetros en el coche...hoy, siento un grandísimo fracaso, un gran vacío como ser humano.Hoy, compañeros, no vamos a comentar ningún caso, no traemos imágenes alegres de quirófano o artículos interesantes. Hoy no. Dedicamos mucho tiempo a nuestro trabajo con el único objetivo de ser mejores profesionales por y para los animales, hasta el punto que cuando ya no podemos hacer nada y por desgracia, mueren sin que encontremos una solución o quizás, porque ya no la tuvieran, sentimos que perdemos algo de nosotros mismos. Sentimos que hemos fracasado como veterinarios, que les hemos fallado como sus máximos salvadores... Hoy no traemos ninguna foto porque no me quito la fotografía del pobre niño en la playa...es espeluznante...pareciera que se ha quedado dormido y en cualquier momento fuera a despertar con esa carita que tienen los niños recién despiertos...pareciera el crio que cae al suelo y quieres ir a ayudar corriendo...pero no, no estaba jugando como debieran hacer los niños, ni durmiendo plácidamente sin preocupación alguna...ese niño es la imagen de nuestro mayor fracaso, representa la sociedad en la que estamos eligiendo vivir, y eso, eso es muy dramático. Siento que ese niño, se me ha muerto a mi, se nos ha muerto a todos, quizás incluso le hemos ayudado a hacerlo. Nos hemos acostumbrado a mirar a otro lado para no ayudar a quien lo necesita, total, mientras no me quiten lo mío.. Ese niño, como tantos que el mar se está llevando, solo quería jugar con sus hermanos, correr sin control tras una pelota o abrazar fuerte a sus padres, ni siquiera sabría que esto era lo más probable que le podía pasar cuando sus padres lo subieron a esa barca de plástico diciéndole, posiblemente, que sería una aventura para que no tuviera miedo. ¿Todavía alguien piensa que esos padres venían a robarnos? Cuán desesperado han de estar para querer escapar mediante una muerte prácticamente segura de unas perspectivas aun peores...poniendo en juego lo que más quieren, por encima de sus vidas mismas, a sus hijos. Lo primero que pensé fue, ojalá hayan muerto también sus padres, pero no, no han tenido tal fortuna, he oído que el padre ha perdido este pobre hijo y otro algo mayor, pero no, el no ha muerto del todo, aun le queda aliento para ver la imagen de su niño pequeño en una playa, seguro que recordando cuantas veces lo cogió así de la cuna, recordando el beso en su cabeza para desearle que durmiera bien,...es desgarrador cuantos sentimientos, momentos, recuerdos me llega a traer a mi como para pensar los que evocará a su familia...hoy, solo he podido pensar en este pobre niño que ha pagado por una porquería de mundo que se encontró a nuestro paso, sólo podía verlo allí tendido, sólo, abandonado en la playa, hoy lo veía mientras hacía kilómetros y kilómetros en el coche...hoy, siento un grandísimo fracaso, un gran vacío como ser humano.

Hoy os quiero poner una reflexión de unos compañeros veterinarios. La compartimos punto por punto y por eso queremos copiarla aqui. La hemos cogido del Facebook de un grupo de veterinarios especialistas que se llaman Sinergia Veterinaria.

Dice así:

 

"Hoy, compañeros, no vamos a comentar ningún caso, no traemos imágenes alegres de quirófano o artículos interesantes. Hoy no. Dedicamos mucho tiempo a nuestro trabajo con el único objetivo de ser mejores profesionales por y para los animales, hasta el punto que cuando ya no podemos hacer nada y por desgracia, mueren sin que encontremos una solución o quizás, porque ya no la tuvieran, sentimos que perdemos algo de nosotros mismos. Sentimos que hemos fracasado como veterinarios, que les hemos fallado como sus máximos salvadores... Hoy no traemos ninguna foto porque no me quito la fotografía del pobre niño en la playa...es espeluznante...pareciera que se ha quedado dormido y en cualquier momento fuera a despertar con esa carita que tienen los niños recién despiertos...pareciera el crio que cae al suelo y quieres ir a ayudar corriendo...pero no, no estaba jugando como debieran hacer los niños, ni durmiendo plácidamente sin preocupación alguna...ese niño es la imagen de nuestro mayor fracaso, representa la sociedad en la que estamos eligiendo vivir, y eso, eso es muy dramático. Siento que ese niño, se me ha muerto a mi, se nos ha muerto a todos, quizás incluso le hemos ayudado a hacerlo. Nos hemos acostumbrado a mirar a otro lado para no ayudar a quien lo necesita, total, mientras no me quiten lo mío..
Ese niño, como tantos que el mar se está llevando, solo quería jugar con sus hermanos, correr sin control tras una pelota o abrazar fuerte a sus padres, ni siquiera sabría que esto era lo más probable que le podía pasar cuando sus padres lo subieron a esa barca de plástico diciéndole, posiblemente, que sería una aventura para que no tuviera miedo. ¿Todavía alguien piensa que esos padres venían a robarnos? Cuán desesperado han de estar para querer escapar mediante una muerte prácticamente segura de unas perspectivas aun peores...poniendo en juego lo que más quieren, por encima de sus vidas mismas, a sus hijos. Lo primero que pensé fue, ojalá hayan muerto también sus padres, pero no, no han tenido tal fortuna, he oído que el padre ha perdido este pobre hijo y otro algo mayor, pero no, el no ha muerto del todo, aun le queda aliento para ver la imagen de su niño pequeño en una playa, seguro que recordando cuantas veces lo cogió así de la cuna, recordando el beso en su cabeza para desearle que durmiera bien,...es desgarrador cuantos sentimientos, momentos, recuerdos me llega a traer a mi como para pensar los que evocará a su familia...hoy, solo he podido pensar en este pobre niño que ha pagado por una porquería de mundo que se encontró a nuestro paso, sólo podía verlo allí tendido, sólo, abandonado en la playa, hoy lo veía mientras hacía kilómetros y kilómetros en el coche...hoy, siento un grandísimo fracaso, un gran vacío como ser humano."


Contacta Vetersalud

Categorías: Exóticos, Gatos, General, Perros, Siempre Juntos, Vetersalud Acoge, | Etiquetas:

Comentarios

No hay comentarios

Nombre/Alias: Comentario: Por sensibilidad, los comentarios del blog están moderados y serán revisados antes de publicarse.

Buscar

RSS Blogs Vetersalud:

RSS propietarios RSS Ronroneos y ladridos RSS veterinarios RSS Bisturí del gerente veterinario
 

Volver arriba