Vetersalud - veterinarios centros veterinarios

Informacion veterinaria

Informacion veterinaria ...

Vetersalud te ofrece la informacion veterinaria mas completa y moderna para que estes siempre informado del cuidado de tu mascota y animal de compañia.

Seleccione seccion informativa:

Informacion sobre Perros Informacion sobre Gatos Informacion sobre Exóticos Informacion sobre Otras Informacion sobre Vetersalud Informacion sobre Legislación Informacion sobre Humor
 

» Detalle Informacion veterinaria

Lombrices intestinales en las mascotas

Lombrices intestinales ... un problema fácil de evitar.

Las lombrices intestinales constituyen un riesgo para la salud de nuestras mascotas y para nosotros mismos. Conocer cómo se transmiten y cómo prevenirlas es clave para evitar su contagio, así como los daños que ocasionan.

Las lombrices intestinales son unos parásitos que afectan no sólo a los perros y gatos, también parasitan a reptiles, aves, cobayas, hámsters, conejos, hurones, ... a todos los animales que podamos tener como mascotas. Algunas pueden transmitirse a las personas con un considerable riesgo para su salud, de manera que conviene conocer bien cómo se transmiten y cómo prevenirlas.

Un riesgo para la salud
Estos "bichos" se clavan en la mucosa del intestino y se alimentan del animal hospedador (perro, gato), provocando una inflamación intestinal que origina diarrea crónica (unos días las heces son normales y otros no tienen consistencia). El resultado de esta inflamación es una inadecuada digestión del alimento o una absorción incompleta de los nutrientes, consecuencia de lo cual éstos no llegan en cantidad suficiente a la sangre, produciendo desnutrición que se traduce en un adelgazamiento evidente y mal pelaje (seco, mate y áspero). En el caso de los cachorros, provocan un abultamiento abdominal dándoles un aspecto "barrigudo", a pesar de su delgadez.
Algunas especies de lombrices se alimentan de sangre, por lo que además provocan anemia.

Consecuencias de la parasitación intestinal:
- Diarrea crónica
- Vómitos
- Adelgazamiento
- Anemia
- Mal aspecto de la piel y el pelo
- En lo cachorros, abdomen dilatado.

Distinguimos dos tipos de gusanos:
1.- Los gusanos planos o tenias, que a la vista son pequeños cintas planas.
2.- Los gusanos redondos que son como "espaguetis" pero más cortos. No todos se ven bien a simple vista (los trichuris son muy finitos).

Esta clasificación es muy importante porque sus modos de vida son distintos y no todos responden bien a los mismos tratamientos.

Gusanos planos o tenias
Las tenias necesitan un hospedador intermediario (en el que se desarrollan las larvas) para que se puedan transmitir a otros animales. Por ejemplo Dipylidium se transmite gracias a las pulgas. La mascota se rasca con la boca, se come una pulga accidentalmente y a partir de ahí se desencadena el contagio. Por eso cuando hay pulgas en un perro o gato hay que tratar los dos parásitos (las pulgas y el parásito intestinal Dipylidium).

Otra tenia, más conocida que ésta, es la que produce el quiste hidatídico (Echinoccocus), enfermedad que se contagia a los humanos y puede ser de pronóstico muy grave. El ciclo vital de este parásito se cierra cuando el perro come vísceras de ovejas, vacas… portadoras de la forma larvaria que ya en el organismo canino o humano evolucionará a quiste. Años atrás tenía tal incidencia en España que algunas comunidades autónomas hicieron campañas de erradicación.

Para controlar las tenias hay que tomar dos tipos de medidas:
1- Evitar los hospedadores intermediarios, que contienen las larvas (control de pulgas en el caso de Dipylidium o evitar que los perros coman vísceras crudas en el caso del quiste hidatídico).
2- Dar pastillas antiparasitarias a nuestra mascota, para matar las tenias adultas.

Gusanos redondos
Los gusanos redondos se contagian de unos perros y gatos a otros, directamente, cuando el animal olfatea o lame excrementos o el ano de animales parasitados. Los áscaris (un tipo de gusano redondo) se pueden contagiar también a los humanos. Habría que decir que el riesgo los constituyen los huevos que son microscópicos.

Cómo controlar los gusanos redondos:
1- Aplicando unas correctas medidas de higiene y evitando el contacto con las heces (nosotros podemos pisar una por la calle o en el campo y llevarla a casa) o con animales parasitados. Si el perro o gato está parasitado puede contagiarnos transmitiéndonos los huevos microscópicos que ponen las lombrices, bien mediante el lamido (pues ellos asean todo su cuerpo mediante la lengua) o cuando les acariciamos (en su pelaje pueden encontrarse huevos que han llegado hasta allí al acicalarse el pelo, después de lamerse el ano, o cuando se revuelcan sobre un terreno contaminado con huevos que llegaron allí con los excrementos de otro perro o gato). Por esta razón es tan importante lavarse bien las manos con jabón después de jugar con nuestras mascotas.

En el caso de colectividades (criaderos, guarderías, etc.) deben aplicarse unas estrictas medidas de limpieza e higiene en el recinto donde se encuentran.

2- Administrar productos antiparasitarios.
En vista de lo que se ha comentado, lo verdaderamente interesante no es tratar la enfermedad cuando vemos que nuestra mascota expulsa lombrices en las heces, porque como se pueden transmitir a las personas, si estaba ya en nuestro animalito, puede habérnoslas pasado a nosotros. Lo que da tranquilidad para poder convivir con nuestro perro o gato sin riesgos es la desparasitación preventiva, es decir, dar medicación cuando no hay parásitos, para que nunca los tenga.

Nuestras mascotas pueden tener lombrices sin que nosotros las veamos aparecer en sus excrementos, por eso es tan importante hacer análisis periódicos de heces, porque mediante éste tipo de análisis pueden verse, con la ayuda del microscopio, los huevos, que tienen formas distintas según el tipo de gusano. De este modo, podemos saber si el animal está parasitado o no y, en caso de estarlo, por qué especie de lombriz, instaurando así el tratamiento más eficaz.

Cuando tratamos animales parasitados, después de administrar la medicación según prescripción facultativa, hay que realizar un examen coprológico para saber que el enfermo ha quedado libre de su padecimiento.


Desparasitar para prevenir

La prevención empieza ya tratando a la madre desde el momento de la cubrición y durante la gestación y el posparto.

El cachorro debe tratarse desde que cumple un mes de vida, pues hay una larva de áscaris que, si la madre no está correctamente desparasitada, puede pasar del intestino de la madre a la glándula mamaria y afectar al cachorro durante la lactación. Antes de vacunar un cachorro, conviene desparasitarlo correctamente para asegurarnos de que la protección que confiere la vacuna es la adecuada. Los cachorros, por su naturaleza curiosa, chupan y comen todo lo que encuentran a su paso, por eso es conveniente desparasitarlos con más frecuencia.

Las mascotas que no salen de casa, (gatos y algunos perros de talla pequeña) también deben desparasitarse, ya que los dueños sí salen de casa y nunca se sabe lo que pueden traer a casa en las suelas de los zapatos.

Las pautas de desparasitación interna varían según la edad (cachorro o adulto), los hábitos de vida (casa o campo), el estado de salud (sano o enfermo), situaciones especiales (gestación).

Los cachorros, las mascotas que pasean por el campo, los que tienen enfermedades subyacentes (sobre todo inmunosupresoras: inmunodeficiencia, leucemia, leishmaniosis,etc.) deben desparasitarse con más frecuencia, una vez al mes sería lo aconsejado.

Los adultos, animales que viven en casa o los que están sanos conviene desparasitarlos al menos cada tres meses, aunque los especialistas en enfermedades parasitarias aconsejan hacerlo mensualmente en perros y gatos.

Las hembras gestantes deben ser desparasitadas con productos que no estén contraindicados en esta estado.

Mantener a las mascotas libres de lombrices intestinales depende de unas correctas medidas de prevención con antiparasitarios desde edades tempranas.

Como decíamos, una correcta desparasitación se debe complementar con un control de las heces para determinar la eficacia del tratamiento administrado, porque se puede dar el caso de que haya lombrices resistentes al medicamento o que se haya parasitado con un tipo de gusano que no está incluido en el espectro de acción del antiparasitario. Vetersalud te aconseja realizar un análisis coprológico trimestralmente (en los adultos coincidiendo con la desparasitación).

Los antiparasitarios usados para eliminar las lombrices se presentan en comprimidos, jarabes, pasta oral, pipetas spot-on, inyectables, utilizando el sistema que mejor tolere el animal.

Conseguir que nuestra mascota no tenga lombrices es tan sencillo como:
- Administrar un medicamento adecuado siguiendo la pauta indicada por el veterinario.
- Evitar los hospedadores intermediarios donde se encuentran las larvas (no alimentar con vísceras a los perros y aplicar tratamientos que prevengan y eliminen los parásitos externos (pulgas, ...).
- Realizar análisis de heces de control con la periodicidad indicada por el veterinario.

Cumple estos consejos y juega con tu mascota sin ningún temor.

Autor: Eva Gallo Alcalá. Veterinaria del Hospital de Día Vetersalud Asís de Logroño.

 

RSS Vetersalud:

RSS perrosRSS perros RSS gatosRSS gatos
RSS vetersaludRSS General
 

Volver arriba
 

Información veterinaria de caracter orientativa.
Por favor consulte a su Veterinario Vetersalud mas cercano.

Clinicas - hospitales - centros veterinarios en España del grupo Vetersalud. Portal de consultas veterinarias.
Vetersalud en la Red: www.veterinario-vetersalud.com
info@vetersalud.com | Telef. 902 189 199

Vetersaalud facebook